Servidor Vampire de NwN 1
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 VINCULOS, DIABLERIE Y VAULDERIE

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Administrador
Admin


Cantidad de envíos : 65
Fecha de inscripción : 11/08/2009

MensajeTema: VINCULOS, DIABLERIE Y VAULDERIE   Sáb Ago 15, 2009 10:06 am

VINCULOS, DIABLERIE Y VAULDERIE

El Vínculo de Sangre

Es posible crear un Vínculo de Sangre con otro vampiro, convirtiendo así al Vinculado en un servidor y, en ciertos aspectos, en un amante. Se habla del Vínculo de Sangre como una Regencia sobre otro. El que domina al vampiro Vinculado recibe el nombre de Regente, mientras que el que está atado a la Regencia suele denominarse el Esclavo. Habitualmente, los antiguos son Regentes y los Neonatos son Esclavos, pero no siempre. Una estrategia esencial en la Yihad es mantener en Regencia a muchos, ya que esto le confiere al Regente vasallos poderosos y de confianza. Por esta razón, a veces se conoce al Vínculo de Sangre como Juramento de Sangre. Muchos Vástagos sospechan unos de otros, ya que nunca están seguros de quiénes son los Esclavos de los Ancianos y quiénes no.

Creación del Vínculo: El Vínculo de Sangre se crea mediante el intercambio de sangre entre dos vampiros. El Esclavo debe beber tres veces la sangre del Regente en tres ocasiones distintas (en días distintos). Puede ser cualquier cantidad de sangre; sólo un trago, o incluso un sorbito si el Regente es un Antiguo. A diferencia de las limitaciones de la Disciplina de Dominación, es posible que la sangre más débil tenga Regencia sobre la sangre más fuerte. Así, un Vástago de 10ª Generación podría tener Regencia sobre un vampiro de novena generación.

Cuantas más veces beba sangre el Esclavo, más reforzado se verá el Vínculo. La mayoría de los Regentes hacen que sus Vástagos beban de su sangre varias veces al año para reforzar el vínculo. Muchos Regentes temen que, si se rompe el Vínculo, sus Esclavos desearán venganza. Quizás ésta sea la razón de que tantos Esclavos reciban bastante buen trato de sus Regentes; después de todo, es posible superar cualquier servidumbre. Un odio extremo puede debilitar incluso el Vínculo de Sangre.

Una vez que un vampiro haya sido ligado a un Vínculo de Sangre, no puede Vincularse a otro. Los Vástagos sólo pueden estar Vinculados con un Vampiro a la vez y, por ello, están a salvo del Vínculo si ya tienen uno. Sin embargo, algunos vampiros conocen rituales que permiten crear el lazo con varios vampiros diferentes si los futuros Esclavos beben su sangre en una sesión. De hecho, uno de los castigos más severos de la Camarilla es verse obligado a beber la sangre de todos los Vástagos que asistan a un Cónclave. Habitualmente las sensaciones producidas por un Vínculo tan general son más difusos de lo normal, pero no menos poderosos. La atadura es al grupo y no a ningún individuo concreto.

Todos los personajes ya han empezado su camino hacia estar en un Vínculo de Sangre, ya que sus sires ya les han dado al menos un trago de su sangre. Así, si un personaje traga la sangre de su sire dos veces más, estará atado a la Regencia. En algunos casos, puede que el personaje ya esté ligado en Regencia a su sire. Los neonatos Tremere también están un paso más cerca de estar Vinculados a su clan en general.
El poder del Vínculo: El Vínculo es principalmente un poder emocional. Un Esclavo ve a la persona a la que está Vinculado como la figura central de su vida y está invariablemente obsesionado con ella. Si bien puede que desprecie a su Regente, hará cualquier cosa por ayudarle. No hará nada por perjudicar a su Regente e incluso tratará de protegerle de sus enemigos. Es muy probable que el Esclavo comprenda lo que ocurre, al menos intelectualmente, pero es incapaz de hacer nada al respecto.

El Vínculo de Sangre es como enamorarse; una vez ocurre, el personaje está atrapado en sus garras hasta que, de alguna manera, se libere. El personaje puede saber que está enamorado, y odiar lo que esto le hace hacer, pero esto no hace que deje de estar enamorado ni impide que haga las tonterías que los enamorados a veces hacen. El Vínculo de Sangre es posiblemente la aproximación más cercana que los vampiros puedan tener a esa tan cacareada emoción. Al interpretar el Vínculo de Sangre es posiblemente la aproximación más cercana que los vampiros puedan tener a esa tan cacareada emoción. Al interpretar el Vinculo de Sangre, usa esta metáfora del amor para comprender lo completa y profundamente que el personaje está obsesionado con el Regente. Un Regente con un valor elevado de Conciencia puede devolver este amor hasta cierto punto.

Uno de los poderes principales que un Regente tiene sobre su Esclavo es la capacidad de Dominar al Esclavo sin contacto de miradas. En tanto que el Esclavo pueda oír las palabras de su Regente, puede ser Dominado. Todas las dificultades son superiores en dos unidades, siempre que el Esclavo haga una tirada para resistirse a la Dominación del Regente.

A veces (pero no siempre), el Vínculo de Sangre le confiere al Regente la percepción del estado de ánimo y sentimientos del Esclavo, y puede llegar incluso dónde está el Esclavo a cada momento, si el Vínculo de sangre se ha mantenido durante el tiempo suficiente.

Si el Regente de un personaje le pide un favor, éste realizará la tarea si hay posibilidad de ello. Sin embargo, si la tarea le obliga a arriesgar la vida, no está obligado a hacerla. Ni siquiera el amor es así de ciego. Aún así, si hay una emergencia y el Regente está siendo atacado, el primer instinto del Esclavo es ir a auxiliarle. El sacrificio de sí mismo no es algo desconocido, sobre todo si el Vínculo se ha ido reforzando a lo largo de los años. Si se trata bien al Esclavo, el Vínculo se refuerza y fortalece; si humillan y maltratan al Esclavo, el odio que se desarrollará disminuirá la influencia del Vínculo sobre el Esclavo.

Es posible romper un Vínculo de Sangre, pero es muy difícil. Exige no sólo un gasto enorme de Fuerza de Voluntad a lo largo de un prolongado periodo de tiempo, sino también necesita que el personaje evite completamente a su Regente. Si un Esclavo no ve al Regente durante algún tiempo, y no se relaciona con el objeto de su atadura, el Vínculo acabará por desvanecerse. Algunos tipos de Naturalezas como Niño y Fanático, nunca pueden escapar del Vínculo de Sangre, mientras que otras, como Confabulador o Solitario, pueden hacerlo con mucha facilidad. La rotura del Vínculo de Sangre no puede conseguirse mediante puntos de experiencia ni con éxitos en tiradas; debe interpretarse.

Se susurra que el Sabbat conoce formas de romper el Vínculo, pero también se dice que uno debe jurar ante la secta antes de que se pueda impartir el proceso. Sea como sea, los que más resentidos están de su Vínculo y mantienen su libertad de actuar independiente huirán al Sabbat, temiendo a la Mano Negra menos que a la servidumbre continua a un antiguo.

Diablerie

Hay algo que los vampiros temen, y es conocido como diablerie o diabolismo. En la sociedad de la Camarilla se trata del crimen más grave, y aquellos que lo practican son sometidos a los peores castigos que se puedan imaginar. En pocas palabras, la diablerie es el acto de alimentarse de un vampiro igual que de los mortales. Al hacerlo no sólo se consume sangre de la víctima, sino también su poder. Robando la vida a un antiguo más cercano a Caín, el Vástago puede enriquecer de forma permanente su propia vitae. De este modo, hasta los vampiros más jóvenes pueden obtener el poder de los antiguos, siempre y cuando logren arrebatárselo. Los antiguos conocen este crimen por el nombre de Amaranto, ya que en las noches de antaño, se dice que se presentaba una flor de amaranto a la víctima antes de ser cazada.

Un vampiro que quiera cometer diablerie deberá consumir toda la sangre de su víctima vampírica. Después deberá seguir chupando para, según la leyenda, absorber su “alma”. El esfuerzo de este acto es monumental, ya que el espíritu de los Vástagos es tenaz y se aferra como puede a la no-vida, esperando poder regenerar el cuerpo y despertar una vez más.

Tras la realización con éxito de este acto el diabolista será invadido por la euforia, siendo necesario una tirada de Autocontrol para evitar el Frenesí. La sensación tan peculiar (similar a la de un orgasmo) puede causar que muchos vampiros terminen haciéndose adictos a la diablerie.

El verdadero beneficio de la diablerie se hace evidente si el diabolista consume la vitae de un vampiro de menor generación. El diabolista robará literalmente el poder y la potencia de la sangre de la víctima, rebajando permanentemente su generación en uno y recibiendo todos los beneficios de la nueva generación. En caso de que la víctima sea de un poder mucho mayor que el diabolista, es posible que se rebaje en más de un nivel.

Además, beber la vitae de vampiros más antiguos puede inducir un aumento temporal de niveles en las Disciplinas del diabolista. Estos poderes aumentados desaparecen pasada una única escena.

Para cometer diablerie el Vástago debe tomar la sangre directa e inmediatamente de la víctima, sin poderse almacenar la sangre para usarla más tarde. Además, sólo un vampiro puede cometer este acto en una víctima dada.

Cometer diablerie podría parecer el crimen perfecto para algunos neonatos, pero no es así. Aquellos que cometen diablerie poseerán en su aura evidentes vetas negras, pudiendo ser vistas normalmente con el nivel dos de Auspex, Percepción del Aura. Esto es causado porque las energías robadas de la víctima se mezclan con las del diabolista. Estas marcas permanecen como prueba durante un número de años igual a la diferencia entre la generación de la víctima y la original del diabolista (con un mínimo de un año, aunque la víctima sea de generación superior). Pero, por otro lado, los practicantes de la Taumaturgia pueden emplear la Senda de la Sangre para detectar el pecado de un diabolista, incluso muchos siglos después de cometido el crimen. Incluso aquellos con percepciones especiales suelen sentir una cierta “corrupción”. Durante un mes por cada generación bajada emitirá una “vibración” que inquietará a los Vástagos más sensibles. No sabrán que hizo exactamente, pero se sentirán incómodos en su presencia. Un personaje que entre en contacto con el mismo deberá realizar una tirada de Percepción a una dificultad de 12 menos la Humanidad del que realiza la detección (los vampiros más equilibrados son más concientes de estos actos). Los seguidores de algunas sendas de moralidad diferente no suelen detectar estas cosas, ya que tienen una relación diferente con sus emociones.

Algunos rumores hablan de diabolistas que han adquirido determinados rasgos de la víctima, especialmente si esta poseía una gran fortaleza psíquica (Fuerza de Voluntad 10) y una sangre mucho más fuerte que su asesino. Si esto es cierto y el alma de un vampiro particularmente poderoso puede manifestarse en el cuerpo de aquel que lo mató, las implicaciones serían terroríficas, especialmente para el desarrollo de la gran Yihad.

El horror de la diablerie es tal que ni siquiera en una caza de sangre de la Camarilla se puede aceptar su práctica. De hecho, por decreto del Círculo Interior, sólo un sire tiene derecho a diabolizar a su chiquillo, y sólo durante una caza de sangre.

Sin embargo, la Diablerie es un elemento único del Sabbat. Por ese mismo motivo es un principio que la secta emplea en su guerra contra los Antediluvianos, llegando a convertirse en una práctica aceptada.

Se recomienda al Narrador que no de oportunidades de diabolizar y no lo permita, ya que de este modo es posible que algunos personajes crezcan demasiado. No obstante, la diablerie puede volverse un punto crucial como recompensa de alguna crónica especialmente diseñada o alguna aventura realmente complicada. Si alguno de los personajes debe ser castigado por sus actos, el Narrador no debe tener piedad sobre él. El poder tiene su precio.

Vinculum

Los fundadores del Sabbat creían que la libertad era la clave de la supervivencia, pero que la unidad era el medio de alcanzar la libertad. El Vínculo de Sangre es el núcleo de todo el Sabbat. El Vínculo de Sangre permite que los miembros de la secta se compartan unos con otros más que ningún otro grupo de vampiros. Por medio de él, adquieren una lealtad al Sabbat más allá de lo que cualquier humano pueda entender con lealtad.
Todos los Sabbat comparten su sangre con otros Sabbat y, a su vez, beben la sangre de sus compañeros vampiros. Todos los Sabbat presentes mezclan parte de su sangre en un cáliz o cuenco. Entonces, el recipiente se pasa de mano en mano y todos beben de él en una ceremonia denominada la Vaulderie. Todos los presentes forman un círculo después de beber la vitae. Pronuncian el Voto de Fidelidad del Sabbat, confiando su corazón, mente y alma a la secta.
En el Sabbat existe la igualdad, al menos en lo referente a su lealtad unos con otros. Todos los vampiros de una manada comparten su sangre de forma regular. Los efectos de la Vaulderie no son lo que muchos Vástagos interpretarían como un Vínculo de Sangre. Más bien, potencia la lealtad y la comprensión de todos los que participan. El Vínculo de Sangre especial creado por la Vaulderie se denomina el Vinculum.

La Vaulderie suele ser lo bastante fuerte como para romper cualquier Vínculo de Sangre que pueda tener un participante con un único Vástago. Puede hacer falta más de una dosis, pero rara vez falla si el vampiro actúa de la forma que se le indica. El vampiro que desee escapar a un Vínculo de Sangre no deberá tener en su organismo más de un Punto de Sangre en el momento del ritual. Entonces, deberá beber seis Puntos de Sangre en el momento del ritual. Si lo hace, quedará liberado de cualquier Vínculo de Sangre anterior.

Los Vinculums producidos por la Vaulderie varían en intensidad. El Vinculum se determina al final de la ceremonia y se le asigna un valor comprendido entre 1 y 10. Cuanto mayor sea el valor, más fuerte será el vínculo. El vampiro recibirá un valor independiente por cada vampiro que participe en la Vaulderie. El valor del Vinculum representa el grado de lealtad y solidaridad que posee el vampiro hacia el otro vampiro en cuestión.

Un vampiro puede tener un Vinculum más fuerte hacia otro que éste hacia él. El uso posterior del ritual puede aumentar el Vinculum de un vampiro, con una puntuación máxima posible de 10. Cada vez que un vampiro participe en la Vaulderie, tira un dado. Si el número obtenido es mayor que el valor del Vinculum del vampiro, suma uno al valor. Un vampiro sabe cómo de fuertes son sus Vinculums hacia sus compañeros de manada, pero no conoce la potencia de los Vinculums de sus compañeros hacia él.

Todos los Sabbat deberán practicar la Vaulderie, sobre todo los personajes. Todos los Sabbat ejecutan la Vaulderie por lo menos una vez al mes, pero habitualmente más a menudo. En tiempo de Yihad, los Sabbat practican la Vaulderie cada noche y participan todos los miembros de la manada. Si un Sabbat no participa en la Vaulderie de forma regular sin una buena excusa, será castigado severamente. Dependiendo de las razones, algunas manadas han atado a sus compañeros de manada que se negaban a participar en la Vaulderie y los han utilizado en Banquetes de Sangre.
La Vaulderie es una herramienta poderosa para mantener la lealtad de los miembros de la secta y proporcionarles una valentía sobrenatural. Sin la Vaulderie, probablemente el Sabbat se derrumbaría. El anarquismo innato de la ideología del Sabbat sólo se mantiene en equilibrio gracias a este medio de garantizar la lealtad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://laedadoscuranwn.forosactivos.net
 
VINCULOS, DIABLERIE Y VAULDERIE
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Vampire la edad oscura :: Guías en la interpretación-
Cambiar a: