Servidor Vampire de NwN 1
 
ÍndiceCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Golconda y Otros medios de Salvación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Administrador
Admin


Cantidad de envíos : 65
Fecha de inscripción : 11/08/2009

MensajeTema: Golconda y Otros medios de Salvación   Sáb Ago 15, 2009 9:53 am

Golconda y Otros medios de Salvación.


Para casi todos los vástagos, ser un vampiro es estar Condenado eternamente. Muchas leyendas hablan del vampirismo como de la maldición no sólo de Caín, sino del propio Diablo. Convertirse en una sanguijuela significa ser apartado para siempre de Dios y de los hombres y por tanto una no-vida de horror conduce, cuando todo termina, a una vida eterna en el Infierno. Hasta los vampiros que se burlan de estas “supersticiones” ven a la Bestia, en el Hambre y en el hastío de los siglos una especie de infierno secular.

No sorprende, por tanto, que algunos vástagos hablen de un estado del ser en el que se pueden trascender el hambre y la furia eternas. Se dice que los vampiros que alcanzan esta gracia, conocida como Golconda, han dominado a la Bestia hasta tal punto que ésta deja de controlar sus acciones. Aunque siguen atados a la necesidad de sangre, estos vástagos necesitan mucho menos alimento que sus famélicos hermanos. Además, son capaces de controlar los instintos bestiales y no temen verse controlados por ellos. Dejan de ser vampiros para convertirse en una especie diferente, superior, en criaturas totalmente nuevas.

Según dicen las historias son muy pocos los no-muertos que conocen la Golconda, y en todos los casos han abandonado la Yihad y su propia sociedad. Viven en lugares apartados siendo uno con las bestias de los campos y los pájaros del cielo. Incluso los hombres lobo dejan en paz a los maestros de la Golconda, pues ya no son Condenados, sino Santos. Los vampiros que alcanzan este estado regresan de vez en cuando a la sociedad de los no-muertos en busca de discípulos a los que poder guiar por su senda, pero siempre en secreto: la Yihad los desprecia y no desea saber nada de ellos. Algunas historias aseguran que uno de los Antediluvianos encontró el camino de la Golconda, y que ahora trata de llevar a otros Condenados a la Gracia mientras combate los planes de sus rivales. Nadie puede asegurarse de que esto es cierto.

En la Camarilla la Golconda se ve como una fábula agradable pero caprichosa, una alegoría que no sirve más que para conservar algo de esperanza y humanidad. Se dice que algunos en el Inconnu poseen el secreto y que tratan de ayudar a conseguir este estado, pero de nuevo no son más que rumores. El Sabbat, por el contrario, se burla de la Golconda y de sus buscadores, a los que no considera dignos de ser vampiros.

El Narrador es libre de incluir la Golconda en sus crónicas, y los jugadores de intentar alcanzarla. Sin embargo, la obtención de este estado no puede simularse ni con tablas ni con puntos de experiencia. Es algo tan efímero (y tan poderoso) como el amor o la autoaceptación, y su logro debería ser el foco de toda la crónica. Por lo general, los personajes sólo oirán hablar de la Golconda después de pasar algún tiempo entre los no-muertos, ya que su conocimiento está disperso en complejos acertijos y comentarios susurrados de un buscador a otro. Muchos vampiros nunca llegan a oír del asunto.

La búsqueda de la Golconda no incluye sólo la investigación de conocimiento crípticos, sino también la búsqueda de la verdad en el propio ser del vampiro. Es cierto que los que quieren alcanzar este estado deben sentir (y mostrar) arrepentimiento. Cuanto mayores son los pecados cometidos mayor es la penitencia necesaria. Los vástagos que deseen entrar en la Golconda deben buscar a las familias de viejas víctimas y enmendar en lo posible sus acciones, proteger a los más débiles y tratar de hacer del Mundo de Tinieblas un lugar mejor. Esto conlleva, inevitablemente, el mantenimiento de la Humanidad y el gasto de Fuerza de Voluntad para realizar buenas acciones (o impedir las malas) en la medida de lo posible.

Como se ha mencionado, el logro de la Golconda debería llegar sólo después de una campaña ardua y extensa (de meses, sino años, de tiempo real). Durante este tiempo el personaje deberá alcanzar determinados objetivos: conservar una Humanidad de 7 o más y una Conciencia de 4 o más durante grandes períodos de tiempo. Deberá tratar de superar los peores efectos del frenesí, combatiendo sus ansias y gastando los puntos de Fuerza de Voluntad que sean necesarios para no cometer ninguna atrocidad. Además deberán, a lo largo de decenas de historias, mostrar un comportamiento penitente, frugal y honorable de forma continuada. Los vampiros que sigan esta senda deberán evitar el poder, la alimentación indiscriminada y los juegos de la Yihad.

Normalmente a mediados de la crónica, los buscadores de la Golconda viajarán al encuentro de un mentor que supuestamente conozca estos secretos. Tras dar con él deberán demostrarse merecedores de su atención realizando todo tipo de misiones y respondiendo a sus acertijos. Estas tareas suelen llevar a los vampiros a numerosos graves peligros tanto físicos como espirituales.

La culminación de la crónica llega cuando un vampiro digno se somete a un ritual denominado el Suspiro. En ocasiones son varios vástagos que han alcanzado la Golconda los que se acercan al personaje para guiarle en la prueba; en otras lo hace el mentor, y en otras el buscador marcha a lugares remotos y se somete solo al ritual. Se desconocen los contenidos precisos de la prueba (dependen del Narrador), pero se sabe que incluyen un peligroso viaje al mundo de los sueños y , al final, a la propia alma del vampiro. Es extraordinariamente difícil, y son muy pocos los que sobreviven con la vida o la cordura intacta. Los hay que regresan del Suspiro de una pieza, pero sabiendo que nunca jamás podrán alcanzar la Golconda. No hay segundas oportunidades, así que el destino de estos últimos es mucho peor que la propia muerte.

Si un vampiro logra alcanzar este estado legendario los efectos son casi milagrosos. El primero es una inmunidad total al frenesí y al Rötschreck. El vampiro nunca volverá a cometer un acto malvado debido a las ansias de la Bestia (aunque él pueda pecar, nunca más se verá obligado a ello debido a tiradas de dados). Aunque aún deberá beber vitae, no tendrá que volver a preocuparse de tomar demasiada de una víctima por descuido.

Tampoco necesitará alimentarse tan a menudo, ya que sólo perderá un punto de sngre por semana, no por noche. Para curar heridas, utilizar Disciplinas, etc deberá seguir gastando sangre del modo normal. Además, un vampiro en Golconda trascenderá parcialmente la maldición que vincula su propia sangre con la fuente de Caín. Al hacerlo podrá aumentar cualquier Rasgo hasta 10, independientemente de su generación. Su reserva de sangre permanecerá invariable. Un vampiro en este estado debe mantener unos rigurosos estándares de pureza física y mental. Si su puntuación en Humanidad descendiera alguna vez por debajo de 7 o su Conciencia por debajo de 4 perdería todos los beneficios de la Golconda, incluyendo los Rasgos aumentados.

Conversión en Mortal

Además de las historias de la Golconda, ciertas leyendas entre los vástagos hablan de vampiros que han conseguido deshacerse de la Maldición de Caín, volviendo a convertirse en mortales. Aun así, nadie parece conocer a alguien que lo haya logrado. El catalizador de este cambio puede ir desde el asesinato del propio sire hasta la búsqueda del amor verdadero, pasando por el sacrificio desinteresado por los demás (convirtiéndose en humano al morir). Casi todos los vástagos, cínicos y hastiados, se ríen de estos cuentos, pero los actos de amor verdadero y los sacrificios sin obtener nada a cambio son prácticamente desconocidos en el mundo de los Condenados. La verdad de estos asuntos queda en manos del Narrador.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://laedadoscuranwn.forosactivos.net
 
Golconda y Otros medios de Salvación
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» 2 medios reales de Carlos III que sirvieron de gemelos
» La guerra de España con los Estados Unidos y otros relatos, de Nilo Fabra
» Unos trabajan y otros miran
» Gerald Durrell, Trilogía de Corfú: Mi familia y otros animales / Bichos y demás parientes / El jardín de los dioses
» DEL AMOR Y OTROS DESÓRDENES

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Vampire la edad oscura :: Biblioteca :: Libros antiguos-
Cambiar a: